sábado, 23 de junio de 2007

Kazuo: un amante más de los bacalaítos

Hace dos semanas, mientras visitaba Washington, D.C., fui a mi barra preferida, The Brickskeller Saloon, para reencontrarme con la mayoría de mis amigos y amigas de la universidad que aún quedaban en la ciudad. Fue grato ver a todos los y las que se dieron cita. Pero como suele ocurrir en estas situaciones, siempre hay alguien que se destaca, ya sea porque la persona ha dado una transformación total, se ha quedado igual o una extraña combinación de ambas.

Este último fue el caso de Kazuo Oishi, un amigo canadiense-japonés que llegó al Bricks luego de que Keith, Whitney y este servidor hayamos iniciado nuestra primera ronda de cervezas (porque el Bricks ES el lugar de la cerveza en todo EE.UU., sino el hemisferio...visite el sitio web si no me cree) al estilo belga: mucha cabeza, aroma y cuerpo. Lo que me llamó la atención de Kaz fue que llevaba puesta la camisa con la que siempre lo recordaba: estrecha, de botones y cuadriculada con tonalidades que van desde el azul claro hasta el vino. Pero no sólo su camisa era un elemento del que mi memoria se había apropiado, ya que sus espejuelos aerodinámicos eran los mismos de hace tres años, al igual que su teléfono móvil chiquitito Samsung, idéntico al mío. Tal y como siempre lo recordaba, así llegó Kaz saludando a todos, con una nueva compañera de sus estudios de posgrado en salud pública que cursa en Georgetown.

Muchos de los que se dieron cita al Brickskeller tomaron parte del viaje que hicimos en marzo de 2005 a Puerto Rico para celebrar nuestro último Spring Break como universitarios. Por supuesto, muy buenas historias surgieron de esos diez días que dividimos entre Culebra, San Juan e Isla Verde, pero lo más que nos impresionó a todos fue el gusto especial que Kaz, mucho antes de visitar a Puerto Rico, había desarrollado por ese manjar nuestro, los bacalaítos.

Que dónde y cómo los probó por vez primera todavía está en debate. Sin embargo, la ocasión pudo haber sido en Nueva York gracias a la influencia del padrastro puertorriqueño de su novia filipina, María. En uno de sus viajes a Nueva York durante el tercer año de universidad, Kazuo regresó a D.C. intrigado por los friquitines del Spanish Harlem donde había probado toda una serie de cuchifritos. Cuando ese mismo semestre hice una especie de soirée en mi apartamento (amuses-bouche, hors d'oeuvres, y mucho vino) Kaz no paraba de hablarme de los cuchifritos y de los bacalaítos Goya que su novia compraba en las 'marketas' de Nueva York y le hacía en Georgetown. Toda esta pasión se transformó, durante nuestro Spring Break '05, en una degustación de bacalaítos cuando llevé a Kaz y a María, junto a diez otras amistades nuestras de Georgetown, a Piñones. Este grupo, pues, pasó cabalmente la prueba de La tribu de los cafres, mucho antes de la existencia de este blog.
Kaz: "This bacalaíto is as big as my face!"
Foto: María Gaspar

11 comentarios:

no apta para la humanidad dijo...

ok..cada vez que entro a tu blog me da hambre!! Ese bacalaíto enorme está taunting me!
Qué maravilla el intercambio intercultural ¿no? De mis recuerdos más gratos de mi estadía fuera de p.r. ha sido el poder compartir con personas de distintos lugares del mundo y en especial encontrarnos con nuestras diferencias y similitudes en torno la mesa para reírnos y aprender sobre nuestros respectivos países.

Luis Ponce Ruiz dijo...

no apta:

Me fascina eso que cada vez que entres a La tribu te de hambre...I'm doing my work, then...LOL.

Y sí, escribí esta anécdota para reflejar lo interesante y mágico que es el intercambio cultural. Gracias por tu comentario.

Elidio La Torre-Lagares dijo...

Ese bacalaíto parece un frisbee y estoy dispuesto a que me lo arrojen en la cara en cualquier momento mientras no lo hayan frito donde sumergen las alacapurrias de jueyes

ojitos dijo...

ah...que decadencia!! aunque prefiero las alcapurrias over los bacalaitos...igual, un poco de colesterol al año no hace daño. ya me dió hambre..yum.

ojitos dijo...

pd gracias por ir al closed mike, la pasamos bien :) vas a la presentación de alberto martinez marquez el 30? creo q es en chateau...eniuei, saludos chico!

Luis Ponce Ruiz dijo...

elidio:

Creo que has reinventado el deporte ultra preppy de los WASP's para bien. No puedo evitar imaginarme (mega viaje, por supuesto) un "Codfish Fritters X-Treme Frisbee Tourney" jugado en los campuses de las Ivy Leagues estadounidenses.

ojitos:

Oi! Sim, eu vou para o Château. Foi -como sempre- tudo um prazer ouvir sua poesía no Café Seda. Até o sábado, então!

P.D. Yo no puedo decidirme cuál me gustan más...alcapurrias o bacalaítos? Para mí es un dilema gastronómico que resuelvo, pues, comiéndome a ambos...jaja.

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.

Madam dijo...

¡Quiero fritangas! :) Jajaja Coincido con no apta, me da hambre cuando entro a este blog. Aunque prefiero las alcapurrias estoy tratando de perfeccionar los bacalaítos. No me gustan así grandes como pandereta, los preparo chicos. (manías de uno) Ah, pero que no sean ciegos. Eso de comer harina con agua de bacalao, no era.

Saludos y fue un placer conocerte!

Luis Ponce Ruiz dijo...

madam:

Claro, hay que evitar los ensayos sobre la ceguera en la fritanga...que le pongan lo que se merece y mucho más.

Sí, fue genial finalmente conocerte...tan misteriosa esta madam, me decía, jaja. Hasta la próxima, entonces.

Iva dijo...

¿¿por qué pones cosas grasosas para que uno se antoje??

Luis Ponce Ruiz dijo...

iva:

PQ las cosas grasosas siempre son las mejores que saben y las más ricas.

La tribu errante