lunes, 13 de agosto de 2007

Tali-hoo!

Tali, un ex-amigo sueco, es un hijo de puta. Al principio todos en el grupo armonizábamos porque nos agradaba su espíritu alegre y su personalidad llena de energía. Parecía que siempre había vivido en DC, cuando en realidad acababa de llegar a la ciudad como todos nosotros. Él siempre conocía a alguien que sabía donde estaban las mejores fiestas en el campus o qué banda estaba de tour en la ciudad o en qué bar te servían alcohol sin ser mayor de edad. Y esta información la compartía con todos nosotros; era la época del feel good universitario, de los Welcome Bashes, cuando todos recién empezábamos la universidad y, vaya, vaya, todos habíamos logrado el hito de ser aceptados a Georgetown. Nos sentíamos con el mundo por delante, capaces de hacer realidad todas nuestras ambiciones y, sobre todo, de conseguir un buen trabajo cuando nos graduáramos, Inshallah, en cuatro años.

Todas esas expectativas cambiaron mucho con el paso de los años y con el estilo de vida que fuimos desarrollando en la ciudad. Estudiábamos como soldados, pero la juerga empezaba los miércoles con Lost en ABC. Ya en nuestro tercer año, nos dimos cuenta que los sueños no tardan ni dos ni cuatro años en hacerse realidad. En muchos casos, una vez concluimos mientras tomábamos unas cervezas en el Brickskeller, los sueños se viven día a día, uno los construye sobre la marcha y por eso es que la gente no se da cuenta y muchos mueren pensando que, carajo, nunca pude hacer realidad mis sueños. Nadie en esa mesa quería morir así, todos queríamos triunfar o decir que estábamos triunfando aunque los efectos no se vieran de inmediato.

Ya para ese entonces también me empecé a dar cuenta de lo hijo de puta que era Tali. Si en algún principio me pareció meritorio y hasta honroso que Tali haya importado su welferismo escandinavo a los Estados Unidos y lo haya aplicado a sus relaciones interpersonales, porque pensaba, mira, vivir tan unos encima de los otros como lo hacíamos, compartiendo todo lo que se podía compartir, finalmente era posible, la agudeza, sin embargo, con la que dividía todo y buscaba compensación por sus compras o sus esfuerzos se volvió, no sólo ridículo, sino molestoso. No es que fuéramos extraños como ocurrió en un principio, cuando todos nos empezamos a conocer…ahora vivíamos prácticamente en el mismo townhouse, nos veíamos con una frecuencia voraz y como quiera Tali nos ponía un sobrecito en la puerta de su refrigerador para que pagáramos por las botellas de cerveza que consumíamos mientras veíamos los programas en HBO que él y sus roommates nos invitaban a ver. Tal y como me juqueó la serie Carnivàle, así de fulminante dejé de frecuentar el piso de ellos.

Abdullah’kim, mi roommate palestino que también se había integrado a nuestro grupo, empezó a protestar mi extremismo, que si Tali sólo está pidiendo un dólar por la cerveza, ¿cómo vas a dejar de visitarlo por esa estupidez? Yo, sin embargo, me mantuve firme en mi decisión: Tali es un hijo de puta, viene a nuestras fiestas, no trae nada, toma y come a su gusto y no pedimos un centavo porque, coño, ¿acaso no es nuestro amigo? y ¡ahora viene él a cobrarnos por las cervezas baratas que guarda en su nevera! Ustedes, los occidentales se pelean hasta por la bebida, cuando hay tanta en este país, se atrevió a responderme. Puta madre, me dieron ganas de responderle, y ustedes, malditos árabes, que se pican en cantos por el petróleo. Abdullah’kim, me dijo algo en árabe, lo más seguro algunos versos del Corán a lo que le respondí, Shak’ran, Abdullah, Assalam Aleikum y me fui a dormir. Compartir la habitación con él me había hecho hablar árabe hasta en mis sueños.

Pasaron los meses y mi sentencia de que, en efecto, Tali no era un buen amigo comenzó a manifestarse cuando empezó a salir con la chica que le gustaba a Abdullah, una sueca marroquí de ojos claros como la miel. Al principio ninguno en nuestro grupo le hizo caso, todos aceptaron, inclusive hasta el propio Abdullah, la máxima: en el amor y la guerra todo se vale. A mí me pareció bastante rudo de su parte y así mismo se lo dije a Abdullah. Mi roommate se sentía traicionado, lo podía notar cuando coincidíamos con Tali y los demás en The Tombs o en alguna fiesta de la calle 38. Fueron varias semanas después del incidente y luego de saberse que Tali se acostó con la chica, que Abdullah me confesó que yo tenía razón. Nosotros, me dijo, que nos creímos que estas sociedades nórdicas habían hallado finalmente el secreto para derrotar el capitalismo e individualismo rampante creado por los gringos y celebrábamos a dónde quiera que íbamos el hecho de que estábamos viviendo como verdaderos socialistas demócratas, compartiendo todo, pagando lo justo por lo consumido en conjunto, pero esto de compartir las mujeres, sobre todo entre amigos, a sabiendas que a mí me gustaba, eso sí es una cabronería. Y te creías, le dije, que esto sólo se trataba de cervezas baratas.

Nos quedaba un año en Washington y ya nuestro grupo no era el mismo: dejamos de ver las series de HBO y ABC, ya ‘el grupo’ no salía a cenar y cada cuál hacía su fiesta a su conveniencia. Tali seguía conectado a la red de europeos expatriados más populares de la ciudad y se pasaba conociendo a un sinnúmero de gente atractiva y dispuesta a fiestar hasta las altas horas de la noche.

Creo que llevaba cinco meses de haberme distanciado de Tali (ni nos hablamos durante el receso navideño) cuando decidí aparecerme junto con nuestros amigos a una de las fiestas que él estaba promocionando en uno de los nuevos clubes de Washington. Se alegró de verme y me abrazó como si nada nos hubiese alejado. Le pregunté si todavía cobraba por las cervezas que le tomaban en su casa a lo que me respondió con una carcajada y más tickets para tragos en la barra. Todo el mundo bebió como quiso. Me di cuenta que era una fiesta escandinava porque los Red Bull con Jägermeister no paraban de ser ordenados. Supe que en una esquina ya se había formado un lapachero de vómitos. Yo había ido solo, pero Abdullah había llegado con una pelinegra alta, de piernas bien formadas y cintura pequeña que no dejó sola ni un solo momento.

Tali se les acercó como si nada y los saludó de una manera tan agradable que Abdullah no pudo hacerle la malacrianza de no presentarle a su chica. Besito, besito en los dos cachetes como acostumbran los europeos y yo, viendo todo desde la barra, no podía creerlo. Tuve que darme dos shots de Absolut: ¡qué haces Abdullah! ¡Despacha a Tali, vete a bailar con ella! Pero seguían hablando, así que me le acerqué a Tali lo más que pude, le tomé del hombro y le dije bien despacito al oído: aparentemente han robado tu billetera y hay un loco, rubión y maseta como tú, comprándole tragos a la barra entera. Los ojos azules del sueco se engrandecieron y su sonrisa desapareció con la gravedad de mi noticia. Me dijo gracias y fue directo a la barra para tratar de solucionar el problema. Con su billetera en mis manos se la mostré a Abdullah, que no paraba de reírse y le grité: ¡Huevón, si bebieras, pediría una champagne para los tres! Él y su jeva se perdieron en la multitud de la pista de baile y viendo a varios panas de la universidad que estaban solos como yo, les propuse irnos al champagne lounge del tercer piso. ¡Estás loco! ¿Con qué dinero vamos a subir? No se preocupen, les respondí mientras les mostraba la billetera de Tali, repletita de dólares y pases especiales, tenemos taquillas VIP.

10 comentarios:

Samuel Medina dijo...

Parece que Talí, muy bien se lo mereció. He had it coming. Pero, más importante que eso, la pregunta que te hago es: ¿Cuánto, exactamente, había de metálico en la billetera?

Madam dijo...

Buajajajaja. Eye for an eye? :)
Ese Tali se las trae, tenía un chinchorro improvisado en la casa. Cuando estudiaba en la UPR compartía todo con mis amigas, menos los hombres. Si no había mucho dinero para beber hacíamos un pote y de ahí se repartía el botín.
Me encantó este relato. :)
Bai da wei, aprendiste algunas recetas de tu compañero de Pakistán?

Iva dijo...

uff, yo tenía una roommate que me tomaba las coca colas, sólo fregaba sus platos y dejaba la cocina regada...claro, nada que ver con tali pero comprendo el por qué le quitaste la billetera :)

Luis Ponce Ruiz dijo...

Samuel:

Un gustazo verte por estas fronteras de tribus incomprendidas ...Pues de verdad que no sé cuánto dinero había en la billetera de Tali...eso fue una licencia poética...el verdadero Tali quizás no hubiese tenido un centavo de lo maseta que era...jaja.

Madam:

Pakistán? No, no, Palestina... y "bai da wei", este relato no es tan autobiográfico como creen...nunca tuve un roommate palestino aunque sí un americano que aprendía árabe...aprendí algo de la cocina árabe por otros estudiantes y por tanto ir a rest. del medio oriente.

Iva:

Yo no le quité la billetera!!! Ficción, mis amigos, ficción!! Jaja... La vida en las residencias universitarias...thank God they're over...or are they?

Joel dijo...

por alguna razon yo no me crei mucho que le hayas sacado la billetera (y eso que es usual que me lo crea todo). Es que, estuvo fuera de personaje. Tu personaje. Pero claro, es facil decir que no me lo crei ahora que se que es ficcion.

Pero si parece de verdad (excepto lo de la billetera). Imagino... no, estoy seguro que algunas cosas si son de verdad, pues tiene ese sentimiento del pasado. Ademas viniendo de un individuo tan perspicasmente ilustrado internacionalmente como tu, me crei toda la gama mundial.

(no se si tiene sentido lo que acabo de escribir... im just a little inebriated)

Madam dijo...

Jajajjajaja se me salió lo de airhead blonde. Oops.

No parece ficción. :) De igual manera, uno extraña los años universitarios.

Iva dijo...

oye, pues, como a joel, me pareció un poco fuera de carácter o personaje, por lo poco que te conozco pero creeme, ¡entiendo por qué te hubiese gustado hacerlo!

yo no viví en un dorm. tenía mi propio apartamento pero igual, no fue fácil.

Joel dijo...

olvide decir que has desatado el Seva-situation

Isa dijo...

Ja, ja!! "Seva situation", Joel tiene razón. Yo me lo creí todo, es que participé de un intercambio universitario en Buffalo NY y tuve roomates y amigos que eran tal y como los describe Luis. Había un "bonche" de Pakistán que era, digamos, particular. Y claro, las misas sueltas... Pero confieso que en algún momento del relato pensé: Oye, este Luis se las trae, no parecería capaz de robarse una cartera...

Luis Ponce Ruiz dijo...

Joel:

Me hace sentido todo lo que escribiste...jaja, el alcohol si no mata al escritor, le da lucidez.

Madam:

Sí pues, como también percibiera Joel, esta historia sí tiene elementos reales y muy personales...pero al final lo que resulta es ficción...uno escribe partiendo de un lugar. Me alegra haber desatado un "Seva-situation".

Iva:

Me entretiene pensar qué rayos habrá pasado por la cabeza de todos los que leyeron esta historia y las conjeturas que habrán formado de mí... Jum... una de las razones por las que me gusta escribir este tipo de cosas.

Isamari:

Bienvenida oficialmente a La tribu... Vivir en un dormitorio, especialmente en EE.UU., te pone en situaciones demasiado de particulares y muy difíciles de olvidar.

La tribu errante