martes, 25 de diciembre de 2007

Un gran abrazo en esta Navidad

En casa de mi abuela fuimos poquitos, pero comimos un montón. Morcillas con Rioja. Pata de lechón y cuerito con Ribera del Duero. Agua pa' bajar los pasteles y el arroz con gandules. Tres pedazos generosos del tembleque de la abuela y un rico sueño en el viaje de regreso de Río Grande a Bayamón. Hacía fríito, el cielo estaba cargado de nubes y la luna caribeña, inmensa y luminosa.
Ouais, j'ai mangé un pied du cochon.

Les deseo a todos los amigos y desconocidos que han leído, leen y leerán mi blog, un maravilloso día de Navidad y unas ricas y provechosas vacaciones.

4 comentarios:

Terra dijo...

Suena como una de esas maravillosas veladas de recargue de bateria. Nada compara con las energias en ese ambiente. Perfume concentrado para el alma! Feliz Navidad para ti tambien!!

Iva dijo...

le pied du cochon! magnifique!

Luis Ponce Ruiz dijo...

Terra:

Me alegra muchísimo que te hayas unido a la blogosfera boricua y literaria. Es chévere ver como más compañeros de la Maestría van abriendo sus blogs.

Gracias por tus comentarios y espero continuar leyéndote desde aquí. Muchas felicidades en este Nuevo Año 2008 que se aproxima.

iva:

Jaja, me alegro que te haya gustado la foto. En Georgetown hay un Au Pied du Cochon pero, evidentemente, no es lo mismo. Tampoco lo es el de París, pero de todas maneras sigue siendo el original. Gracias por darte la vueltica.

Te deseo muchas bendiciones en el 2008.

Madam dijo...

"ese pobre lechóoon que murió de repenteee..." Me encanta como en Puerto Rico nuestros coros navideños son de comida y bebelata. :) El cerdo es un animal glorioso, soy toda una fan porcina. Adoro a Miss Piggy y a unas buenas morcillas. Feliz Navidad y a comer se ha dicho!

La tribu errante